Por qué

El material y equipamiento de los parques y áreas de juego son un elemento de gran importancia en la realización de actividades físicas, de juego y ocio para el desarrollo. Su calidad se convierte en una garantía para poder ofrecer las condiciones adecuadas de seguridad y de confort para los diferentes tipos de actividades y prácticas.

Un parque infantil deber proporcionar desafíos al niño para estimular su aprendizaje, dentro de las posibilidades de su edad, pero éstos no deben poner en peligro al propio niño. Son estos riesgos los que la normativa ha de intentar evitar.

La propiedad de las áreas de juego es el responsable de:

  1. Compra de elementos certificados.
  2. Correcta instalación del área.
  3. Revisiones e inspecciones oculares rutinarias.
  4. Mantenimiento (reposición de piezas rotas o desgastadas, engrase de partes móviles, descontaminación de suelos, limpieza, etc.).
  5. Inspecciones principales anuales.

Con esta última, se pretende valorar el nivel de seguridad global del área,  desde los cimientos y superficies hasta las distancias, acabados y diseño.

Estas Inspecciones Principales Anuales únicamente las pueden realizar entidades certificadoras de áreas de juego, es decir, solamente estos pueden emitir un certificado del correcto estado del área, siendo a partir de ese momento cuando le exime de la responsabilidad del incidente a la propiedad del área.