COMUNICADO INFORMATIVO

SANPE INGENIERIA considera necesario poner en conocimiento público a través de la web los hechos ocurridos con el ánimo de actuar de forma proactiva para su resolución.

Hace unos meses, se recibe una reclamación por parte de la Entidad Nacional de Acreditación (ENAC) en relación al mal uso de la marca en el marcado del juego registrado en un balancín instalado por una empresa fabricante totalmente ajena a SANPE siendo un agravante el hecho de que se reincide en la falta cometida. Inmediatamente, se aclara por parte de nuestra entidad que todos aquellos certificados de producto emitidos se encuentran fuera del alcance de ENAC y así se hace constar a los clientes, y que adicionalmente nunca se ha realizado evaluación de este juego. Por tanto, el fabricante del juego es quién ha realizado el mal uso de la marca de SANPE y de ENAC.

Como se citaba, se trata de un problema que se repite y constaba como resuelto por lo que SANPE INGENIERIA debe mostrarse más contundente en sus acciones contra el fabricante para que cese en su actividad. En primer lugar, se informa en reiteradas ocasiones al fabricante de que no puede realizar este uso de la marca, así como de la decisión de no volver a trabajar con ellos debido al riesgo que nuestra entidad no quiere asumir. En segundo lugar, y como muestra de contundencia ante el peligro de reiteración del hecho, la entidad emprende acciones legales con la empresa visto que las advertencias por escrito y telefónicamente no constituían un seguro de resolución.

Queremos dejar constancia de que SANPE INGENIERIA se mostrará implacable ante cualquier acto constitutivo de delito relacionado con la propiedad intelectual y/o contrario a los criterios para la utilización de la marca establecidos por ENAC como así hemos demostrado. Debemos poner de relevancia la importancia que tiene el uso adecuado de la simbología como objeto diferenciador de un procedimiento reglado y con garantías. La marca asegura que las actividades están cubiertas por la acreditación de forma que se puedan tomar decisiones informadas y preservar el prestigio de las mismas, es decir, su valor en el mercado.